SE ANALIZARON ASPECTOS DEL DERECHO PRIVADO EN LA FADECS

El Congreso de Derecho Privado que se realizó el pasado jueves 22 y viernes 23 de agosto en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UNCo, reunió a expositores de nuestra región, nacionales e internacionales. El encuentro estuvo enmarcado en un proyecto de capacitación y actualización en la temática que se concretó a partir de la organización conjunta de las cátedras Civil II y Civil III de la carrera de Abogacía de la FADECS-UNCo, y de Colegio de Abogados de General Roca y Colegio de Abogados de Neuquén.

Los organizadores evaluaron la necesidad de ambas cátedras y de las organizaciones profesionales de profundizar los temas de Derecho Privado cuyos contenidos son de gran importancia para graduados, estudiantes y público en general. En sus palabras de bienvenida, el decano de la FADECS Lic. Andrés Ponce de León destacó «la presencia de los disertantes como el que hoy nos acompaña, el Dr. Julio César Rivera, jerarquizan el congreso, un espacio que estamos abriendo con este primer encuentro y que espero que genere muchos más».

Plan de estudio de Abogacía

El proceso de acreditación de la carrera de Abogacía está en marcha y, en este aspecto, «se impone acelerar los tiempos de reforma del plan de estudio. Está conformada la comisión con representantes de todos los claustros (docentes, graduados y estudiantes), y a partir de septiembre se comenzará a realizar una amplia convocatoria para que, sobre la base que tiene cada claustro, iniciemos la tarea de acordar en un documento. Ese plan debe surgir de un diálogo entre los representantes de cada sector, y debe ser un plan que mejore y permita espacios de actualización respecto de lo que hoy significa formar abogados», dijo el decano.

Ponce de León agradeció el apoyo de la Secretaria Académica Ana Zinkgräf por “llevar en los hombros el proceso de coordinación de la reforma del plan de estudio. Las convocatorias saldrán por Secretaría Académica o por Decanato, y habrá que estar atentos para acercar lo que se piensa sobre lo que debe ser formar un abogado, en este estadio de la modernidad tardía en donde todos sabemos que una de las características centrales es el aumento exponencial de normativas y del aumento también exponencial de las burocracias en los sistemas de administración de justicia”.

Reforma del C.C. y C.

El Dr. Julio César Rivera es abogado desde hace casi cincuenta años y profesor de la Universidad de Buenos Aires, autor de más de veinte libros y cientos de artículos; dictó en la Universidad Nacional del Comahue la carrera de Sindicatura Concursal y en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales ha dado charlas de Derecho Civil. Su exposición estuvo dirigida a hacer un balance de la aplicación del Código Civil y Comercial en estos cuatro años de validez, con alguna mínima referencia a algunas propuestas de reforma.

Haber trabajado en varios proyectos de código civil, entre ellos el de 1998, y en algunas partes del que está vigente, le permiten afirmar que “la puesta en ejecución de un nuevo Código Civil y Comercial fue un gran paso adelante para la legislación argentina. Lo cual no quiere decir que uno esté de acuerdo con todas las soluciones que el código contiene porque es extraordinariamente basto, pero en el balance general el avance es notable”.

El Dr. Rivera destacó los valores sobre los cuales se ha fundado el Código Civil “el humanismo, la preeminencia de la Constitución Nacional y de los Tratados, la existencia de bienes comunes además de los bienes de propiedad individual, el respeto a los derechos personalísimos, la autonomía de los menores. Y en el ámbito del Derecho Patrimonial el respeto al principio de la eficacia de la palabra empeñada, con el límite que le fue imponiendo el principio de la buena fe y otros principios que ya estaban recogidos en la legislación, y que el código consagra en general con gran acierto”.

De cara a la posibilidad de eventuales modificaciones “el gran defecto que se produjo fue la puesta en vigencia del código con muy poco tiempo entre la sanción y la puesta en vigencia. En muchos países, cuando se sanciona una obra de gran magnitud, se dan varios años entre la sanción y la entrada en vigencia, para que toda la comunidad pueda aprehender esa nueva legislación».

“Hay que pensar que el código no se dirige sólo a los jueces y a los abogados, sino también a los corredores inmobiliarios, los martilleros, los contadores, los escribanos, los periodistas, los médicos, todos están involucrados en un Código Civil. Vale decir que se puso en marcha demasiado rápido, y sin un tiempo para ver algunas contradicciones, incongruencias, dificultades interpretativas, que siempre se producen en una obra de esta naturaleza, pero son cuestiones de detalle. Los grandes principios que inspiran al código son los que inspiran a las legislaciones de todos los países en la época actual”, dijo.

COMPARTÍ EL ARTÍCULO:
Ir al contenido